¿Qué es el PMD de Tecate?

¿En qué me beneficia como ciudadana/o contar con este documento?

El Reglamento Interior del Ayuntamiento de Tecate, B.C., en su artículo 51 menciona que es facultad del Cabildo, emitir como acuerdo de cabildo en su fracción V, el Plan Municipal de Desarrollo, que es definido en el artículo 56 de dicho reglamento como: «el documento rector de la Administración Pública Municipal, que sirve de base para la elaboración de los programas operativos anuales y el presupuesto de egresos, en los términos de la Ley de la materia».


¿Qué significa esto en términos llanos?

Significa que el Plan Municipal de Desarrollo, o PMD, es el ejercicio de participación democrática traducido a un plan de acción, con carácter vinculatorio al ejercicio de los recursos públicos municipales, tanto humanos como financieros y de tiempo. Es decir, toda acción que emprenda el Ayuntamiento debe tener un sentido y una fundamentación en este Plan.
 

Si bien el PMD es un documento, es visión de este XXIV Ayuntamiento que encabeza el Presidente Municipal, Edgar Darío Benítez Ruiz, pensar fuera de la caja. Por eso, a diferencia de los planes municipales de desarrollo que hemos venido viendo en décadas anteriores, éste será uno que contenga, no sólo dos o tres, sino más de catorce instrumentos de participación ciudadana a aplicar, además de contar con su propia plataforma web para interacción, difusión y retroalimentación, donde podrás consultar en tiempo real los avances del Plan.


Explora los apartados de esta plataforma, conoce el fundamento legal y la metodología, así como el diagnóstico del territorio municipal. Y lo más importante, entérate de todos los mecanismos y canales de participación que hemos activado para que tú, tecatense, opines y fortalezcas este Plan de manera informada y entusiasta.

 

¿Cuál es el fundamento legal del
PMD de Tecate?

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es la norma fundamental de la Nación, en ella encontramos diversos artículos que fundamentan el proceso de planeación.

Revestido de una visión de democracia participativa y promoción de los derechos humanos, el artículo 26 menciona que el proceso de planeación es democrático, ello implica que es necesario que en los instrumentos se formulen acorde a las necesidades puntuales de la población, siendo consultadas por el gobierno.

Es indispensable que exista esta planeación participativa para dar certeza y continuidad a las acciones en temas de gran trascendencia y, por otro lado, hace distinguir las acciones de la actual administración para dar su propia visión al servicio público durante su mandato.

En lo anterior, es importante concatenar los principios democráticos que contempla nuestra Constitución con los postulados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, así también en lo que respecta al contenido del artículo 23 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

El referido tribunal interamericano menciona los alcances y contenido que inter alia menciona que:

 

«(…) establece que todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades, los cuales deben ser garantizados por el Estado en condiciones de igualdad: i) a la participación en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por representantes libremente elegidos (…)». [1]

Es por tanto que la democracia en todas sus formas constituyen un pilar fundamental del desarrollo de las naciones, y los procedimientos que permitan el ejercicio de estos derechos son los medios para la conformación de una auténtica planeación con perspectiva ciudadana.

 

En particular, en este proceso de planeación democrática se busca conectar con las buenas ideas, las buenas intenciones y en las buenas acciones que tanto el gobierno como la ciudadanía busca para mejorar las condiciones del municipio, en tanto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha afirmado que en los procesos democráticos, como lo es la conformación de este Plan Municipal de Desarrollo, «es posible afirmar que una sociedad que no está bien informada no es plenamente libre» [2], por tanto, se trabajó en que los ejercicios de participación ciudadana fueran un diálogo de intercambio de ideas que permitieran crear un canal de flujo de información en ambas direcciones, que le dé certeza a la población que su voz fue escuchada y a la administración pública que puede complementar su planeación con la participación ciudadana.

El artículo 115 fracción II párrafo segundo menciona que:

Los ayuntamientos tendrán facultades para aprobar, de acuerdo con las leyes en materia municipal que deberán expedir las legislaturas de los Estados, los bandos de policía y gobierno, los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas de observancia general dentro de sus respectivas jurisdicciones, que organicen la administración pública municipal, regulen las materias, procedimientos, funciones y servicios públicos de su competencia y aseguren la participación ciudadana y vecinal.

Una de las disposiciones de orden administrativo que dirige la planeación de la política pública del municipio es el Plan Municipal de Desarrollo. En lo anterior, la legislación estatal ha conformado un sistema estatal de planeación del desarrollo en donde la administración pública municipal tiene la tarea de conformar este instrumento, el artículo 12 de la Ley de Planeación del Estado de Baja California menciona:

La planeación estatal del desarrollo será democrática y deliberativa y se llevará a cabo por las dependencias y entidades de la administración pública estatal y municipal. El Sistema Estatal de Planeación del Desarrollo es el que integra y vincula a los órganos y autoridades responsables del proceso de formulación, instrumentación, control y evaluación de los planes y programas a que se refiere esta Ley.

 

En lo anterior, el artículo 14 de la citada Ley en su fracción IV establece como parte de este sistema a los planes municipales de desarrollo. El artículo 24 en sus fracciones II y III, así como los artículos 25, 26, y 27, describen que la formulación del Plan Municipal de Desarrollo es un esfuerzo en conjunto en donde el titular de la Presidencia Municipal, de este XXIV Ayuntamiento y sus dependencias y entidades, en donde el INPLADEM coadyuva en la coordinación, formulación, ejecución, monitoreo y evaluación, estrechamente colaborando con la Coordinación de Gabinete Municipal.

Es así, que en el Reglamento Interior del Ayuntamiento de Tecate, B. C., en su artículo 51 menciona que es facultad del Cabildo, emitir como acuerdo de cabildo en su fracción V, el Plan Municipal de Desarrollo, que es definido en el artículo 56 de dicho reglamento como: «el documento rector de la Administración Pública Municipal, que sirve de base para la elaboración de los programas operativos anuales y el presupuesto de egresos, en los términos de la Ley de la materia».

[1] Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso Castañeda Gutman vs. México, Sentencia del 6 de agosto de 2008 de Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones Y Costas, Serie C. Núm. 184, párrafo 144.

[2] Corte Interamericana de Derechos Humanos, opinión consultiva OC-5/85 del 13 de noviembre de 1985, «La colegiación obligatoria de periodistas (arts. 13 y 29 Convención Americana sobre Derechos Humanos)», Serie A, Núm. 05, párrafo 70.